Este poemario constituye un recorrido imaginario por la vida de quienes carecen de voz para expresar lo que ven, sienten y les preocupa, contemplándolo siempre desde un plano inferior y diferente.

 

 

Colección "DEVENIR EL OTRO". nº 68

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INTROITO                                                       ALEXANDER

                                                            

 

Libar del aire.                                                 En el misterio del bosque

Caricia 0toñal                                                 que una vez fuera guarida

sobre los labios.                                             y aposento de unicornios,

Sonrisa ignorada:                                           dejó su huella de quimérico 

la primavera toda                                          tacto,

dormida                                                         el azar de un hombre

entre las manos.                                                                         hecho niño.

                                                                               El caudal sagrado de sus dones

Fluir de sombras.                                           fue, ante todo,

Horas lentas                                                   celeste borbotón de vida.

en sílabas esquivas.

Apenas                                                           ¡Oh!, anónima inocencia;

             un instante,                                       materia salvadora que fluye

un deseo                                                         como alfaguara del alma,

                   si acaso.                                       custodia el instante

Concepto de amor                                           en que mis besos sean más

en el que habito;                                             como suspios leves

el tiempo todo                                                que como blanda rozadura

fundido                                                           de aire.

             en la pupila.

 

Tal vez...

Mas sólo es plegaria

fútil

          de los sin voz.